miércoles, 30 de enero de 2013

Something Old, bodas y celebraciones

Recibí a través de Carolina Egea (Sueño de Hadas) la invitación para la inauguración de la tienda Something Old, situada en la calle Castelló, 14 de Madrid. Se trata de un espacio vintage creado por Mónica Merlo (Just One Fit) y Bibiana (Bibiana la lía) con corners nupciales relacionados con las bodas y las celebraciones. Un nuevo concepto de tienda-showroom, que integra productos y servicios originales con el carácter genuino de tiempos pasados.

Something Old, la nueva tienda-showroom de bodas y celebraciones

Si queréis ramos de novia hechos a mano en telas, en este nuevo espacio podéis encontrar B de Blanca, que nos ofrece los más originales. También tienen complementos a juego para la novia, el novio e incluso para los invitados. Fue un placer poder conocer en persona a Blanca y Raúl, los artífices de estas piezas :-)

Corner de B de Blanca en la tienda Somethimg Old 

Otro de los corners lo ocupa la colección de novias y ceremonia de Atelier Artisan Handmade, los cuales plasman diseño e imaginación sobre tela: otomanes italianos, blondas, piezas de estilo vintage, tafettas, etc. muy especiales y delicadas.

Mesa con las creaciones de Atelier Artisan Handmade

El vestido de Olivia nos ofrece ropa infantil exclusiva, ya que todas sus prendas se hacen por encargo y están totalmente personalizadas. Combinan como quieras diferentes modelos, tejidos y tallas. Si quieres que los niños de tu boda vayan con ropa fabricada íntegramente en España, ésta es tu marca !!!

Una parte de la tienda-showroom Something Old

Además, descubrimos Just One Fit, que da vida a esos preciosos vestidos olvidados en los armarios y donde puedes encontrar ese traje, de novia o de invitada, con el que te verás perfecta y por poco presupuesto.

Algunos de los vestidos de novia vintage de Just One Fit 

Si lo que buscas es algún detalle o adorno para completar tu look, Bibiana la lía crea tocados originales cosidos a mano. Son piezas únicas y totalmente artesanales, no hay dos iguales y sus diseños son para todas las edades.

Cesta con tocados de Bibiana la lía

Para aquellas mujeres que cuidan hasta el último detalle, Llellé ha diseñado tapones flexibles para el tacón, actuando como un protector que impide que se hundan. Están diseñados para proteger tus tacones en superficies irregulares y poder despreocuparte de tus pies para disfrutar y no volver a casa con los tacones rotos :-)

En Something Old también puedes encontrar vestidos para invitadas

También podréis encontrar en esta tienda tan especial productos de Dreams & Cakes (tartas, cupcakes, galletas y más), Pitusse by Lott (complementos y joyas artesanales), Carla Bulgaria Roses Beauty (productos de belleza), L'Atelier de las Flores (diseño floral para decoración de eventos),  Sweetcreations (chucherías personalizadas) y Susana Espiauba (anillos, broches, pendientes, collares, pulseras y horquillas) entre otros.

lunes, 28 de enero de 2013

Curiosidades de mi viaje a Japón

Después de relataros en varios posts mi viaje por Japón, me ha parecido oportuno pararme a destacaros algunas de las cosas más curiosas o chocantes del país nipón. En alguna de las partes del viaje he comentado algo, pero hay muchas cosas diferentes que son dignas de observación.

Los baños japoneses te dan toda serie de funciones

Lo primero que te sorprende es cuando tienes que ir al baño y te encuentras un sitio que está lleno de botones y no sabes como usar. Es un invento muy bien pensado porque tienes la posibilidad de calentar el water antes de sentarte y la sensación es muy agradable. Además, te da la opción de lanzar un chorrito de agua y enfocarlo para la zona que quieras limpiar. También existe en algunos baños públicos un asiento para cuando necesitas ir al servicio y vas con un niño, lo puedes sentar mientras y así está seguro y te puede ver ;-)

Asiento para niños que puedes encontrar en algunos baños

Otra cosa peculiar de Japón es que no se puede fumar en la calle y existen unos espacios delimitados donde se puede detener la gente a fumar. Cierto es que choca ver a un grupo de personas parados y que emanan humo, como es el caso en la ciudad de Tokio junto a la estatua del perro Hachiko !!!

Señal en el suelo que indica la prohibición

Una cosa que a lo mejor conocéis es que en los restaurantes existe un escaparate donde se muestran reproducciones en plástico de la comida que te ofrecen. A veces esas reproducciones están un poco lejos de la realidad, pero para los extranjeros es una buena manera de saber lo que te ofrecen en el menú.

Reproducciones de plástico de las comidas del restaurante

También se incluyen fotografías en los menús de algunos restaurantes que te orientan sobre lo que puedes pedir. Menos mal !!!

Menú donde por las fotografías puedes elegir la comida

Respecto al transporte, también podemos encontrar algunas cosas que nos pueden llamar la atención. Tanto en el metro como en el cercanías existen unas rayas en el suelo que delimitan donde se debe de colocar la gente que está esperando. Hay una raya que separa con una distancia prudente a la gente que sale de la que quiere entrar y otras que establecen el lugar donde hacer la fila para entrar ordenadamente al vagón.

En el suelo hay líneas que delimitan el recorrido del viajero

En lo que se refiere a las estaciones de las líneas, podemos encontrar los nombres de las estaciones en japoneses y al lado el número de estación, lo cual facilita mucho la información a los extranjeros que no sabemos japonés ;-)

Mapa de una de las líneas del metro de Tokio

En el tren que nos llevaba desde Narita, el aeropuerto de Tokio, hasta nuestro hotel también existía un mapa que nos iba indicando por donde íbamos en nuestro recorrido y el tiempo que quedaba para llegar. Hay que destacar la espectacular red ferroviaria que tienen y su magnífica puntualidad.

Panel con la información del recorrido

Otra de las cosas que nos chocaron del viaje fueron los taxis. Cuando paras uno se abre automaticamente la puerta para que puedas montar y luego también se cierra sola. Además, los taxistas van vestidos con traje y guantes blancos, y la media de edad es alta, por no decir que casi son jubilados. No se si sabéis que en Japón no pueden conducir los extranjeros, si necesitas hacerlo necesitas pedir un permiso especial.

Típico taxi japonés

Los japoneses también utilizan otro medio de transporte: la bicicleta. Algunas ciudades del país están preparadas para facilitar su uso tanto en las aceras como a la hora de aparcar las bicis. Existen carriles de bici por donde sólo van los ciclistas y que un peatón respecta...

Garaje de bicicletas en Tokio 
Me gustaría destacar además el origami. Para ellos es todo un arte y quienes lo aprenden desarrollan una habilidad increíble. Tienen que conseguir la perfección y la verdad es que son capaces de realizar verdaderas obras de arte. Lo más característico es hacer grullas, que para los japoneses es muy especial. Según una leyenda, si construyes mil grullas de papel tu mayor deseo se hará realidad. La costumbre de hacer grullas de papel para conseguir la paz se remonta a los hechos ocurridos en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial. Fue la primera vez que he visto grullas. y no sólo de papel, ya que es una ave que no se ve con facilidad.

El arte del origami 

Lo que más me gustó del país nipón es la unidad del pasado y del futuro. Es increíble ver a la gente joven vestida con yukata y kimono haciendo turismo y con una cámara de fotos de última generación :-)

Como veréis, hay muchas diferencias culturales entre el mundo oriental y el occidental, aunque cierto es que estamos adoptando muchas de sus costumbres.

miércoles, 23 de enero de 2013

El universo de la moda de Gaultier

La Fundación Mapfre de Madrid ha recogido la muestra "Universo de la moda: de la calle a las estrellas" donde se englobaba la trayectoria profesional del diseñador francés Jean Paul Gaultier. La exposición, producida por el Musée des beaux-arts de Montréal en colaboración con la Maison Jean Paul Gaultier y la Fundación Mapfre, es la primera oportunidad que hemos tenido de conocer de cerca su obra.

El propio Jean Paul Gaultier nos da la bienvenida a la muestra

Más de 125 conjuntos de alta costura y prêt-à-porter, junto con imágenes, vídeos y bocetos componían  esta increíble instalación. Lo primero que me sorprendió al subir el tramo de escaleras de la sala Recoletos de la Fundación Mapfre fue descubrir uno de los maniquís. Cada uno tenía proyectado en la cabeza la imagen de alguno de los modelos que han participado a lo largo de su historia con el diseñador y se mostraba como una vídeo-instalación en la cara del mismo.

Vestido sirena de satén rosa té con exvoto de abanicos y bolero con
cuello mao y sujetador de terciopelo bordado con azabache,
falda de talle alto de punto forrada de punto y pantalón de punto a juego 

Fuí a conocer la muestra junto a María de Cuenca quien nos hizo una visita guiada a María López-Linares y a mí. La experiencia fue muy positiva ya que para mí era la primera vez y así conocí más sobre la obra y la vida de Jean Paul Gaultier. La exposición se organizaba en 6 secciones, a través de las cuales los visitantes iban descubriendo las imágenes más icónicas del universo Gaultier.

Uno de los maniquís que conforman la muestra - Jean Paul Gaultier

1) La Odisea de Jean Paul Gaultier. El diseñador nace en 1952 en Arcueil, cerca de Paris. Durante su adolescencia, diseña dos colecciones al año y se inspira en las revistas de moda de la época, las películas y los programas de televisión de moda. Le fascinan las parisinas singulares, lo que le lleva a crear una nueva silueta de la mujer. En la década de los años 70, descubre la alta costura de la mano de las casas de Pierre Cardin y Jean Patou, para luego establecerse por su cuenta y lanzarse en 1976 al prêt-à-porter para mujer y en 1983 al de hombre. Veinte años después abrirá su propia casa de alta costura y presentará dos colecciones al año. Muy pronto sus diseños vanguardistas resquebrajaron los códigos sociales y estéticos establecidos.

Vírgenes, sirenas y marineros de Jean Paul Gaultier 

2) El Tocador. Desde muy pequeño le fascinaba el encanto trasnochado de los corsés y su abuela materna, Marie, le curte de la moda femenina y le descubre la película "Falbalas" de Jacques Becker, que narra el ascenso de un joven modisto. Gaultier no cree que la mujer sea el sexo débil por lo que reinterpreta los corsés. Para él, encarnan el poderío de lo femenino. Muchas estrellas lucirán sus corsés con sus característicos pespuntes concéntricos. La cantante Madonna fue la primera, y a la que siguieron otras como Grace Jones y Kylie Minoque.

La ropa interior femenina se saca a la superficie - Jean Paul Gaultier

3) A flor de piel. La piel y el cuerpo son dos fuentes inagotables de inspiración para Jean Paul Gaultier. Los materiales se convierten en una segunda piel y reivindica el ser uno mismo, tengas la talla que tengas. Le atrae todo lo diferente y que se sale de los cánones de belleza habituales.

Tejidos que se pegan al cuerpo como si se fueran una segunda piel - Jean Paul Gaultier 

En el verano de 1985, el diseñador innova de nuevo en el mundo de la moda con su colección "Une garde-robe pour deux" llena de códigos andróginos y alternativos.

Colección inspirada en la dominación sexual - Jean Paul Gaultier

4) Punk Cancán. A Jean Paul Gaultier le fascinan el París de la Belle Époque y de entreguerras, el París de Toulouse-Lautrec y del Moulin Rouge, y la torre Eiffel. Reinterpreta las señas de identidad de la parisina: la boina, el trench-coat, la boquilla y la pata de gallo, el cuadro vichy y la baguette.


Los parisinos le fascinan y se inspira en cada una de las piezas que crea - Jean Paul Gaultier

A principios de la década de 1970, viaja a Londres y conoce la moda transgresora de los punks de Trafalgar Square. Es una moda inconformista que se inspira en la energía de la calle, Vivienne Westwood, Malcolm McLaren y el movimiento glam rock de David Bowie.

Los punks de Londres inspiran una colección innovadora - Jean Paul Gaultier

5) Jungla urbana. Como hemos dicho antes, a Jean Paul Gaultier le gusta lo diferente, por lo que decide mezclar mundos que han permanecido aislados por la estandarización de la moda y separados por el idioma y las costumbres, y crea el "Planeta Gaultier". Es la fusión de diversos mundos.

Influencia de diferentes culturas y razas - Jean Paul Gaultier

6) Metrópoli. Desde finales de los años 70, Gaultier se inspira en el universo de la ciencia ficción y de los sonidos nuevos. Introduce materiales techno en el prêt-â-porter como el escay, la lycra y el neopreno. Realiza nuevas mezclas de materiales, como cuero impregnado de neopreno, textiles en 3D e incluso tejidos hinchables.

Los contrastes del mundo de Jean Paul Gaultier

Esta visión futurista de la moda se refleja también en sus colaboraciones con estrellas del pop-rock de la talla de Tina Turner, Nirvana, Lady Gaga, Ret Hot Chili Peppers, mis adorables Depeche Mode, Beyoncé, Boy George, entre otros.

Rodaje del videoclip "It's no" de Depeche Mode - Jean Paul Gaultier

Entre 1983 y 1993, crea el vestuario de 16 ballets de la coreógrafa francesa Régine Chopinot. También trabajará con Angelin Preljocaj, Karole Armitage, Maurice Béjart y el español Joaquín Cortés.

Influencias de todas las partes del mundo en los diseños de Jean Paul Gaultier

Además realizará colaboraciones con el mundo del cine. El vestuario que diseña para el cine, siempre fiel a su propio lenguaje, acrecienta la intensidad dramática de las películas. Con Pedro Almodóvar colabora en las películas "Kika", "La mala educación" y "La piel que habito". Se trata de una colaboración llena de complicidad, ya que Jean Paul Gaultier refleja y da vida a través de cada prenda que crea al mapa emocional de los personajes de Pedro Almodóvar.

Mezcla de materiales para creaciones de cine - Jean Paul Gaultier


Espero haber conseguido acercaros un poco a la vida y obra del diseñador francés.

lunes, 21 de enero de 2013

Final de la aventura nipona

Despertamos un nuevo día muy pronto en Mijayima, la isla sagrada para marchar de nuevo hacia Tokio, donde comenzamos y terminamos nuestro viaje al país del sol naciente. Desayunamos bien para coger fuerzas suficientes para el trayecto del día, que es largo. Lo más duro del viaje ha sido transportar las maletas porque cada vez pesan más ;-)

Estatua del perro Hachiko en Tokio - Foto: Aránzazu Barriuso

Nos alojamos de nuevo en el mismo hotel y nuestra habitación esta vez está en la planta 12, por lo que volvemos a disfrutar de unas espléndidas vistas a la ciudad.

Vistas desde la habitación en Tokio - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Dedicamos estos últimos días en Japón para hacer las últimas compras. Recorremos las calles de los barrios y/o distritos de Ueno (donde se concentran varios de los centros culturales más importantes de la ciudad), Akihabara (el barrio de la tecnología), Asakusa (uno de los barrios más tradicionales del centro) y Ginza (donde se concentran grandes almacenes, boutiques de lujo y restaurantes).

Akihabara o barrio de la tecnología - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Además visitamos 109 o Sibuya 109, un centro comercial de ropa que se encuentra en un edificio de 8 plantas y donde puedes encontrar ropa para mujeres de cualquier tipo y estilo. Una cosa que no os he contado hasta ahora es que en algunos grandes almacenes existe una sección dedicada en exclusiva a las mujeres que son viudas. Choca ver toda la ropa de color negro expuesta en los maniquís como una marca más !!!

Entrada del gran almacen Shibuya 109 - Foto: Aránzazu Barriuso

También vivimos una nueva experiencia: comer en un típico kaitenzushi o restaurante de sushi donde los platos se colocan sobre un transportador de banda que atraviesa el restaurante pasando por cada mesa y en el que el comensal elije lo que quiere comer y lo coge. La cuenta se calcula basándose en el número de platillos que se han consumido. Y en el sitio donde comimos además los precios eran diferentes dependiendo del color del plato.

Kaitenzushi en Tokio - Foto: Amaya Barriuso Terrazas

Otro de los días que estuvimos en Tokio decidimos salir a cenar y conocer la ciudad de noche. Como buenos españoles, fuimos a cenar tarde y no encontramos ningún restaurante que nos sirviera, así que acabamos en el McDonald's 24 horas de Shinjuku. Toda una experiencia !!! Aquello parecía un submundo, una ciudad totalmente diferente a la que conocíamos de noche.

Ginza de noche - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Y nuestro viaje tocó a su fin, después de estar tres semanas en Japón he de decir que fue una experiencia única, la cual tras tres años y medio todavía lo recuerdo como si hubiera sido ayer :-)

miércoles, 16 de enero de 2013

Alalá, la magia y la maestría

Los artistas gallegos Álex Requeiro y Alfredo Iglesias decidieron un día embarcarse en el proyecto de Alalá, después de trabajar en la industria de la moda y del diseño. Gracias a la experiencia adquirida y su formación, la firma de moda gallega nace en 2011 y se especializa en el diseño y confección de vestidos joya de alta costura.

Álex Requeiro y Alfredo Iglesias componen Alalá

Sus diseños se encuentran a medio camino entre la slow fashion y la ecoucoture, por lo que sus colecciones se alejan completamente de las líneas más comerciales de otras marcas y se acercan al concepto de la moda como obra personal, artística y manual. Se trata de Costura y Alta Costura de Autor.

Detalle de uno de los recortes al vestido joya "Klimt" de Alalá

Todas sus prendas están elaboradas de manera artesanal en su propio taller en Santiago de Compostela con excelentes materias primas locales, regionales y peninsulares. El mimo en la costura, el cuidado de todos los detalles, el color y la fusión entre tradición y modernidad, proporciona a Alalá un estilo único y diferente. Cada mujer Alalá es única, por eso crean las prendas a su medida.  

Avances en la creación de "Klimt" de Alalá

Su diseño es muy rico en detalles y atemporal en cuanto a las formas. En cada uno de sus diseños se respira amor por la moda, estilo y belleza. Sus vestidos son verdaderas joyas de alta costura, piezas de costura clásica enriquecidas con los más lujosos bordados. Para Alalá, el vestido es cultura y siempre es arte.

Prueba del canesú del vestido joya de Alalá para Carla Royo-Villanova

Uno de sus diseños más conocidos ha sido el elegido por Carla Royo-Villanova, princesa de Panagiuristhe, para acudir a la fiesta más importante de la moda española, la gala de los premios T de Telva, a la que acudió junto a Álex Regueiro, co-director creativo de Alalá.

Carla Royo-Villanova con el vestido joya de Alalá

Con ésta ya son cuatro las ocasiones en las que Carla Royo-Villanova, directora de CBRB, viste uno de los exclusivos diseños de alta costura de la firma.

Boceto original del vestido joya "Klimt" de Alalá

Tras leer las impresiones de lo que vivieron Rus Martínez Cantero y María López-Linares en casa de Carla Royo-Villanova cuando se estaba arreglando para acudir al evento, se despertó en mí la curiosidad por la historia que había detrás de ese maravilloso vestido :)

El árbol de la vida - Gustav Klimt (1909) - Foto: Alalá

Klimt”, el vestido joya, empezó a gestarse hace un año, en el transcurso de la visita que realizó Carla Royo-Villanova en diciembre de 2011 para amadrinar la apertura del showroom de costura y alta costura de Alalá en Santiago.

Sonja Knips - Gustav Klimt (1898) - Foto: Alalá

El homenaje de Alalá a Gustav Klimt, en el 150 aniversario de su nacimiento, se traduce en un vestido de corte trapecio y líneas puras, realizado a mano en varias tonalidades de seda rosa, plata pulida y abalorios victorianos, en el que los diseñadores de la firma han recreado las características espirales y rectángulos de Klimt, a partir de dos de sus obras más hermosas: “Sonia Knips” y “El árbol de la vida”.

En definitiva, Alalá es la magia y la maestría en estado puro.

lunes, 14 de enero de 2013

Miyajima, la isla sagrada

Ya nos vamos de la isla de Kyushu hacia otra, Miyajima, en un tren Sonic que tiene todo el aire del erizo azul. Los asientos tienen orejas y la S de Sonic está por todas partes, además de estar pintado de azul por fuera. Tras tomar varios shinkansen y cercanías, al fin estamos en un pequeño puerto para tomar un ferry que nos llevará hasta nuestro nuevo destino.

Asientos del tren Sonic - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Este medio de transporte también pertenece a la JR, por lo que gracias a nuestro Japan Rail Pass lo tenemos incluido. Lo peor de todo el viaje ha sido el tema de las maletas. Tenemos que subir 4 casi a pulso porque para acceder al ferry hay una pequeña escalera :-(

Vistas desde el ferry camino a Miyajima - Foto: Amaya Barriuso

El recorrido es corto y cuando llegamos a la isla sagrada de Miyajima te das cuenta que el largo trayecto vale la pena. Como llegamos por la mañana, hay marea baja por lo que podremos disfrutar del Otorii, una de las cosas que más me han gustado del país nipón. La isla se encuentra a 50 Km. de Hiroshima y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. También se encuentra el santuario Itsukushima, que fue construido sobre el agua.

Miyajima con marea baja - Foto: Aránzazu Barriuso Terrazas

Lo primero que hacemos al desembarcar, como en todos nuestros destinos, es acudir a la oficina de información para que nos orienten. Allí encontramos una chica que habla un poco en español y que nos da un mapa de la isla también en nuestro idioma :-)

Alguno de los ciervos de Miyajima - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Tras dejar las maletas en el hotel, vamos a conocer el famoso torii !!! Ya que la marea está baja, podemos pasear a sus pies y observar su grandiosidad. Es una sensación increíble poder admirarlo desde cualquier parte. Hay que tener cuidado con el suelo porque hay pequeños charcos, moluscos y cangrejos. Aquí también hay mensajeros de los dioses o ciervos por todas partes.

Santuario Itsukushima en Miyajima - Foto: Amaya Barriuso Terrazas

Después decidimos dar una vuelta por una de las calles principales de la isla donde hay multitud de tiendas. Durante nuestro paseo descubrimos el objeto típico turístico de Miyajima: Shamotshi, una paleta para el arroz, y el producto típico de la zona: kaki u ostras, consideradas las mejores de Japón y que se venden a la parrilla.

Shamotshi o paleta para el arroz - Foto: Aránzazu Barriuso Terrazas

Tras la comida y acomodarnos en nuestro nuevo "hogar", salimos de nuevo para descubrir otra increíble estampa. La marea ha subido y cubre tanto el Otorii como el santuario. Vemos como cae la noche en la inmensidad de Miyajima. No tengo palabras para expresar la belleza que nos rodea. Una vez que es noche cerrada, las luces de los farolillos iluminan la isla dando una ambiente espectacular al mar y al Otorii ;-)

Miyajima de noche - Foto: Ricardo Sada Gargantilla

Para recuperar fuerzas, nos damos un homenaje con una cena espectacular. El restaurante del hotel nos deleita con una especie de kaiseki o arte de componer la comida. Se trata de una sucesión de pequeñas obras de arte que el camarero, que es un encanto, nos intenta explicar en español. Es admirable la intención de agradar que tiene. Aunque no sabe español, se trae algunas palabras apuntadas en un post-it para que las podamos entender y que ha buscado en Internet.

Parte del kaiseki o arte de componer la comida - Foto: Aránzazu Barriuso

Tras dos horas de cena y llenos, volvemos a salir para poder disfrutar de la noche en Miyajima, aunque no nos entretenemos mucho porque al día siguiente tenemos que madrugar para volver a Tokio, nuestra última parada en esta gran aventura.