lunes, 17 de septiembre de 2012

Vogue Fashion Night Out 2012

Por segundo año consecutivo, acudí a la nueva edición de la Vogue Fashion Night Out 2012 para poder disfrutar de una jornada muy especial, donde la moda sería de nuevo el centro de atención. La cuarta edición de la VFNO de Madrid estuvo repleta de gente que podía disfrutar del estupendo ambiente que se respiraba en cada una de sus esquinas. Las tiendas de la zona se vistieron de largo para atraer la atención de todos aquellos que quisieron disfrutar de una noche llena de glamour y diversión.

Mi recorrido comenzó en la calle Ortega y Gasset, esquina a Serrano, en pleno Barrio de Salamanca, donde se situaba la carpa de la revista de moda Vogue. Poco a poco, fueron llegando celebrities del momento, invitados para dar color a la noche. Pudimos ver actores, actrices, diseñadores, modelos, famosos, etc. Ninguno se guiso perder esta nueva edición en la capital madrileña.

Mario Vaquerizo a su llegada a la VFNO 2012

Acompañando a la Vogue Fashion Night Out 2012, se ha realizado una exposición en la calle Serrano, donde se muestran las mejores fotografías de la historia de la publicación de moda femenina: Vogue Red.

Una de las piezas que forman la exposición Vogue Red

La ruta continuó y acudí a una de mis tiendas favoritas: Vintage by López-Linares, un espacio muy especial, situado en la calle Claudio Coello, con más de 20 años dedicados a las antigüedades y tres generaciones de mujeres al frente. Gracias a su experiencia como anticuarios, podemos encontrar un amplio abanico de joyas con historia para todos los gustos. Para esta noche tan especial, prepararon un Vintage Dream, transportándonos a los años 40. Podías elegir tus complementos preferidos, pintarte los labios de rojo y posar ante la cámara de su fotógrafo. Todas las imágenes tomadas durante esa noche participan en un concurso en las redes sociales, pudiendo ganar uno de sus exclusivos premios.

Premio del concurso de Vintage by López Linares

Siguiendo con esta noche mágica y especial, visité la zapatería Zilian, en la calle Goya, 22. Es una tienda que me encanta porque puedes encontrar zapatos para todos los gustos: taconazo, medio tacón, bailarina, etc. Y puedes elegir entre un sinfín de colores y acabados. Para el evento, tenían preparado un 20% de descuento en las compras que realizaras :-)

En la zapatería Zilian esperando para tomar un mojito

Al lado de Zilian se encuentra la firma escandinava Tiger, que también estuvo presente en la fiesta Vogue Fashion Night Out 2012 en Goya, 20. Si buscas productos con estilo, diseño y calidad a buen precio, no lo dudes, es tu tienda. Podrás encontrar una gran variedad de artículos que se ajustan perfectamente a tus necesidades.

Momento photocall con productos Tiger - Foto: Tiger

Uno de los descubrimientos de la noche fue la tienda de moda The Dressroom, en la calle Núñez de Balboa, 37. Dirigida por la diseñadora Cecilia Nam, se trata de un espacio con propuestas originales y diferentes de ropa y complementos. Son piezas únicas realizadas con materiales nobles que no pasan desapercibidas ante los ojos de cualquiera. Allí también tuve el placer de conocer a Roberto Sena, quien nos hizo la siguiente foto :-)


Posando en The Dressroom - Foto: Life Behavior

Y para finalizar esta intensa jornada, visité Sephora, en la calle Velázquez, 41, donde pude oler Fame, la nueva fragancia de Lady Gaga, disfrutar de la fiesta especial por la Vogue Fashion Night Out 2012 y conocer a Alexandra, la Directora de la tienda, quién nos invitó a conocer los nuevos productos de la firma.

Con Alexandra, Directora de Sephora Velázquez

La gran noche de la moda de Madrid es una oportunidad para poder dar a conocer al mundo la moda española y la Marca España.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Mis peripecias con el carnet de conducir - Segunda Parte

Continuando con mi relato sobre mi aventura a la hora de sacarme el carnet de conducir, el mismo día que supe que había aprobado el examen teórico, fui a la autoescuela para empezar lo antes posible con la parte práctica. Me dijeron que, como estaban cerca las Navidades, quizá no habría ningún profesor disponible hasta principios de año. Cual fue mi sorpresa, cuando a la hora de haber estado allí, me llamaron para comunicarme que podía empezar en dos días !!!

Mi aventura con las clases prácticas del carnet de conducir

Llegó el gran día de ponerme a los mandos del coche. Mi profesor era Juan Luis, el Phil Collins español, como él mismo se denomina. Nunca había conducido un coche y lo más cerca que había estado del volante era desde el asiento del copiloto, así que imaginaros la poca idea que tenía de todo. Menos mal que durante algunos años he ido de "copilota" y por lo menos había cosas que sabía lo que eran, pero no cómo se utilizaban...

Juanlu, como le llaman sus amigos, me contó que, normalmente, una persona entre los 18 y 20 años aprueba el carnet de conducir con una media de 20/30 clases. Como no era mi caso, ya que los 20 los he cumplido hace algún tiempo, me dijo que para gente que tenía más edad, la media aumentaba en torno a 50/60 clases. Y no se equivocó !!!

Día tras día, fui avanzando en el maravilloso mundo de la conducción. Era una cosa que siempre me había atraído, pero que nunca me había planteado en serio hacer. Hace algunos años, la verdad que cuando era pequeña, cuando estaba en el colegio, nos pusieron un circuito de karts para darnos unas pequeñas nociones de educación vial. Cuando me puse al volante de uno de los karts iba tan concentrada y creo que a mayor velocidad de la adecuada, que uno de los instructores me llamó la rubia peligrosa !!!

Educación vial en los colegios con karts

Con mi profe comencé haciendo recorridos cortos cerca de la zona de la autoescuela, que por las fechas que estábamos, se hallaba repleta de circulación por las compras navideñas. Gracias a eso, aprendí a manejar bien el embrague y a desarrollar gran paciencia cuando estás metido en un atasco y no puedes recorrer grandes distancias ;-)

El primer día que salí a una autovía fue otra gran experiencia para mí. Tras incorporarme a la misma y coger velocidad, me puse a 100 Km/h., no fue complicado acelerar lo suficiente para poder tomar la adecuada para circular por la vía. Fue una sensación increíble meter la quinta marcha y poder ir tranquilamente escuchando en la radio a Pitbull. Me parecía imposible poder estar conduciendo a esa velocidad, estaba emocionada !!!

Para poder aprovechar y practicar los recorridos posibles para el examen, los sábados daba clases dobles y así circulaba por Móstoles, Alcorcón, Boadilla del Monte, Villaviciosa, etc. Cierto es que no sé si iré mucho por allí, pero no tiene nada que ver el tema de la señalización por esos lugares que por donde vivo yo. Pero bueno, es lo que se exige para poder superar el examen y no queda otra...



Tras varios intentos, al fin me saqué el ansiado carnet de conducir, vaya peso que me he quitado de encima !!! Cierto es que no pensaba que me iba a costar tanto, me refiero al tiempo y al dinero. Pero esta aventura iba a tener un final feliz, aunque no sabía cuándo iba a ser el momento ;-)